Carrito

Habas y guisantes son legumbres ‘disfrazadas’ de verduras.

La primavera es la mejor época para comer dos legumbres ‘disfrazadas’ de verdura: las habas y los guisantes, que también pueden pasar como una alternativa a la carne. Podemos comer cualquier tipo de legumbre en lugar de carne, pero para que tenga la misma calidad proteïca habrá que añadirle un poco de arroz o comerla con una rebanada de pan integral.

Otra ventaja de comer habas y guisantes es, que, por su aportación de vitamina C, A y del grupo B, son un grande preventivo del cáncer en general.

Los guisantes son una de las verduras menos apreciadas por muchos de nosotros y no pocos, de pequeñines, los apartábamos del resto de la comida. Pero lo cierto es que los guisantes contienen un 76% de proporción de agua, así como varios nutrientes destacables, como por ejemplo:

  • Hidratos de carbono: contiene un 11.3% de hidratos de carbono, una cantidad significativa aunque inferior a la de la patata (14.8%). Están constituidos en su mayor parte por almidón.
  • Proteínas: con sus 6.88% supera a la patata (2.34%), aunque está lejos todavía de otras leguminosas como las lentejas (23.18%). Las proteínas del guisante son bastante completas, aunque tienen una carencia relativa del aminoácido esencial metionina, y un exceso de lisina. Al contrario que los cereales, que tienen una alta proporción de metionina pero les falta lisina. Por ello, la combinación de guisantes y cereales proporciona los aminoácidos necesarios para producir proteínas, es decir, la combinación excelente para nuestro organismo.
  • Vitaminas del complejo B: 100 gramos de guisantes contienen una alta proporción de vitaminas B. Por ejemplo, es una buena fuente de vitaminas B1 (0.29mg/100g), Niacina o B3 (4.05mg/10g) y ácido fólico o B9 (75.28µg/100g). Además, los guisantes son una buena fuente de fibra (4.9g/100g), provitamina A (beta-caroteno) 362mg/100g, hierro (1.87mg/100g) y potasio (247mg/100g).
.
Se recomiendan la inclusión de los guisantes en nuestra dieta, sobretodo en casos de:
  • Problemas cardíacos: los guisantes tienen todo lo necesario para ser un alimento cardiosaludable, tal como habéis podido comprobar. Además, carecen prácticamente de grasa y de sodio, dos sustancias que en exceso son contraindicadas en casos de patología cardíaca. Es recomendable añadir los guisantes en la dieta de aquellas personas que sufren de insuficiencia cardíaca, lesiones de las válvulas, miocardiopatías (degeneración del músculo cardíaco) y por supuesto, de angina de pecho o de infarto.
  • Trastornos del sistema nervioso: los guisantes son un alimento muy nutritivo, que además es rico en vitaminas del grupo B y en minerales necesarios para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Conviene incluirlos en nuestra dieta en caso de debilidad nerviosa, neurastenia, irritabilidad, depresión, insomnio y otros trastornos funcionales.
  • Embarazo y lactancia: por su riqueza en proteínas (especialmente combinados con cereales), vitaminas y minerales, los guisantes son un alimento apropiado para complementar la dieta de mujeres embarazadas o en fase de lactancia. Además, son ricos en folatos, sustancia recomendable debido a que su consumo evita malformaciones congénitas del sistema nervioso en el feto. Sin embargo, al ser una sustancia fácilmente destruible con el calor, es importante consumirla en crudo.
  • Diabetes: el almidón del guisante se transforma lentamente en glucosa durante la digestión, lo cual hace que sea bien tolerado para aquellas personas diabéticas.

Por último, recordad que, como ya hemos indicado, los guisantes complementados con cereales proporcionan una proteína de alta calidad para nuestro organismo. Ahora, ¡a incluir este magnífico alimento en nuestros platos habituales! Idoupsicologia.

GUISANTES

 

Las habas o habichuelas son deliciosas legumbres que nos aportan muchos beneficios nutricionales y que podemos degustar frescas en la cocina de enero a junio

Son ricas en proteína vegetal de excelente calidad biológica, también poseen hidratos de carbono, fibra y su contenido en grasas es casi nulo.

Las habas tienen vitaminas A, del grupo B (B1, B2, B3, B6, B9), C y entre los minerales que poseen destacan el hierro, calcio, fósforo, potasio. Por lo que están muy recomendadas en casos de anemia, colesterol, hipertensión, dietas de adelgazamiento, y en general para mantener una buena salud. Incluso las flores de las habas se usan de forma medicinal por su acción diurética y depurativa.

Las habas tienen índice glucémico bajo, siendo muy recomendables a las personas con diabetes o que quieras cuidar los niveles de azúcar en sangre.

Gracias a su contenido en proteínas, las habas resultan ser un excelente alimento durante etapas de crecimiento y para las personas que realizan tareas con gran desgaste muscular.

Su aporte en potasio hace que estas legumbres sean especialmente beneficiosas para las personas con hipertensión, malacirculación sanguínea o que padezcan de retención de líquidos.

Con el fósforo que nos aportan las habas nos ayuda a mantener un cerebro sano, también proporciona una mayor resistencia física, así como una piel, dientes y huesos fuertes.

En cuanto a las vitaminas del grupo B, entre ellas el ácido fólico o B9 (imprescindible durante el embarazo y lactancia), o B1 (también para el embarazo y lactancia, periodos de estrés y depresión)

Gracias a la fibra de las habas mejoramos el tránsito intestinal, evitamos estreñimiento y colabora para prevenir la diabetes y el cáncer de colon

Al igual que otras legumbres, las habas son una fuente sana y completa de proteína vegetal combinada con cereales. Las habas frescas, que tienen un color verde pálido o blanco cremoso, están en su mejor momento a finales de la primavera y a principios del verano. Sus vainas deben estar crujientes y de un color verde brillante; las manchas de color café indican descomposición. Las habas tiernas, no más gruesas que un dedo, son las más ricas y pueden cocinarse y comerse con todo y vaina. Las habas maduras, que tienen vainas hasta de 30 centímetros de largo, deben desvainarse antes de cocinarlas.

La cocción de sus flores poseen efecto depurativo, diurético y antirreumático.

Las habas contienen:

    • Vitaminas: C, A, E, B1, B2.
    • Minerales: Potasio, Fósforo, Sodio, Calcio
    • Lecitina.
    • Colina.
    • Hidratos de Carbono.
    • Proteínas.
    • Calorías.
    • Fibra.
    • Beta caroteno.
    • Antioxidantes.
    • Zinc.
    • Cloro
    • Cobre.
    • Yodo
    • Manganeso.

HABAS