Carrito

Los estilos y condiciones de vida son uno de los determinantes más importantes de salud de una población. En los países occidentales desarrollados, los principales problemas de salud son las enfermedades crónicas y los accidentes. La expectativa de disfrutar de una vida con buena salud depende fundamentalmente de la prevención.

En el último siglo se han producido una gran cantidad de avances técnicos que han reducido el trabajo diario, disminuyendo progresivamente la actividad física cotidiana y favoreciendo una vida más sedentaria.

Con estos cambios se ha desencadenado un aumento de la prevalencia de la obesidad, juntamente con una mayor disponibilidad de alimentos. Otro de los achaques que nos ha traído la “modernidad” son, en primer lugar, las enfermedades cardiovasculares (embolias, trombosis y hemorragias cerebrales). Les siguen en importancia el cáncer, a todas las edades.  Todas estas causas están relacionadas con el estilo de vida, pero hay otras de “salud negativa” que no provocan directamente la muerte pero que hacen bajar la calidad de vida: por ejemplo, las enfermedades óseas y de articulaciones crónicas como la artrosis, la osteoporosis y dolor de espalda.

Los conocimientos actuales permiten afirmar que las actividades destinadas a incrementar la actividad física pueden ser muy beneficiosas para mejorar la calidad de vida y el estado de salud general de la población. Por contra, parece ser que las personas físicamente más activas (los jóvenes) abandonan la práctica de ejercicio físico prematuramente, en general alrededor de los 25 años.

Cada segmento de edad ha de encontrar la actividad física más adecuada: los jóvenes para seguir un estilo de vida sano, los adultos para evitar los problemas relacionados con el estilo de vida y la gente mayor para tener unas buenas perspectivas en términos de movilidad, fuerza, coordinación y vida social.

La práctica cotidiana de caminar a paso ligero y constante es una actividad razonable y al alcance de la mayoría.

Factores que asociamos a la práctica de ejercicio físico

  • El deporte solo lo practican profesionales o deportistas.
  • El ejercicio físico va asociado a la necesidad de apuntarse a un gimnasio o a la de hacer un esfuerzo importante con aparatos, etc.
  • La publicidad marca pautas y emite consejos que pueden inducir a error.
  • El cuerpo está de moda (culto al cuerpo y a una cierta estética).
  • El estilo de vida urbano del ser humano lleva al sedentarismo y al estrés.

Si nunca hemos realizado actividad física, hemos de empezar poco a poco. Primero, nos hemos de mover y después hacer ejercicio físico (actividad cotidiana moderada) que conlleva un concepto menos terrorífico que la palabra “deporte”.

Es más importante mantener una actividad física moderada pero constante, que no hacer deporte y después abandonarlo.

Beneficios del ejercicio físico

  1. A nivel físico
  • Disminuye el riesgo de sufrir enfermedades del corazón y las que están relacionadas.
  • Disminuye los valores de tensión arterial en los hipertensos
  • Mejora el perfil de lípidos en sangre (disminuye triglicéridos y aumenta el colesterol bueno o HDL)
  • Ayuda a establecer unos hábitos cardiosaludables en los niños/as.
  • Aumenta la capacidad respiratoria
  • Mejora el tono muscular y la resistencia al esfuerzo
  • Previene la osteoporosis y las fracturas osteoporóticas
  • Mejora la regulación de la glucemia.
  • Mejora la digestión y la regularidad del ritmo intestinal
  • Disminuye el riesgo de sufrir ciertos tipos cáncer, como el de colon
  • Ayuda a conciliar el sueño y mejorar su calidad
  • Ayuda a mantener el peso ideal al incrementar la utilización de la grasa corporal
  • Mejora el aspecto físico.
  1. A nivel psicológico
  • Mejor el estado de ánimo
  • Ayuda a liberar tensiones y a mejorar el manejo del estrés
  • Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de la ansiedad y la depresión.
  • Aumenta el entusiasmo y el optimismo.
  1. A nivel social
  • Permite conocer gente nueva y hacer amistades
  • Es un buen motivo para reunirse con los amigos y amigas.
  • En la gente mayor les ayuda a que salgan de casa y se relacionen con otras personas.

El ejercicio físico es el método de poner más años a la vida y más vida a los años (Dr. K.H. Cooper)

No hay excusa

Mucha gente piensa que ya hace suficiente ejercicio en el trabajo o que es demasiado mayor para empezar, otros que su forma física ya está demasiado deteriorada para intentar recuperarla. Puede ser causado por el desanimo de padecer una enfermedad crónica o discapacidad física, pero muchas otras veces es la pereza o la expectativa de cansancio y dolor lo que hace que las personas desistan antes de empezar.

¿Qué podemos hacer si somos…?

F Personas sedentarias porqué no creemos que la práctica regular de una actividad física sea adecuada para nosotros: no hacemos ni queremos hacer ninguna actividad física. Hemos de saber que ser físicamente activo es muy importante para la salud y el bienestar, pero hemos de encontrar el momento adecuado para cambiar.

Motivos para no hacer actividad física y posibles soluciones:

  • No tengo con quien hacer ejercicio. Quizás no lo has preguntado y tus amistades se apuntarían si se lo pidieses. También puedes elegir una actividad que puedas hacer individualmente.
  • No sé donde hacerla. Busca que instalaciones hay cerca de tu casa, del trabajo, de la escuela o facultad.
  • No tengo tiempo. ¿Seguro que no tienes 30 minutos diarios para caminar? Se pueden fraccionar en 10+10+10 minutos.
  • No me gusta hacer ejercicio. Elige una actividad de ocio que te obligue moverte.
  • Es aburrido. No lo es si lo haces en grupo. Puedes escuchar música mientras haces actividad física al aire libre, puedes gozar del paisaje.
  • Es demasiado pesado. Elige una actividad que te guste y te resulte fácil.
  • Estoy demasiado cansado para hacer ejercicio. Convéncete que esta actividad te dará más energía, y comprueba que es verdad.

F Personas que creemos que nos irá bien ser más activas pero no encontramos el momento ni la manera de empezar: Crees que hacer ejercicio te iría bien pero…

Aspectos a tener en cuenta a la hora de empezar a hacer una actividad

  • Piensa en el tipo de actividades que te gusta hacer y en las que ya has hecho.
  • Elige las actividades que te gusten y por las cuales tengas cerca instalaciones, equipamientos o clases.
  • Organízate de manera que puedas hacer actividad de 3 a 5 veces por semana.
  • Busca alguna persona con quien hacer la actividad. Si no conoces a nadie, no te preocupes, ya harás amigos entre las personas que la practiquen.

¿Crees que podrás hacer la actividad que has elegido durante los próximos 3 meses? Tu sabes mejor que nadie si realmente harás ejercicio y cómo puedes solucionar los aspectos problemáticos.

deporte